Rutas temáticas por el interior de la Costa Blanca

Turismo sostenible por el corazón de Alicante

Xixona

En esta ciudad es posible disfrutar de un placentero paseo lleno de historia, patrimonio y naturaleza.

Jijona o Xixona, en su denominación en valenciano, es un municipio del interior de la provincia de Alicante mundialmente famoso por ser el lugar donde se produce el turrón, apreciado dulce navideño.

El núcleo urbano está situado a 25 km al norte de la capital, en las faldas de la Peña Roja. En su término municipal se encuentra la Carrasqueta, con 1.300 m de altitud, su puerto que constituye el paso natural de comunicación entre AlicanteAlcoy.

Por el suroeste del término discurre el río Monnegre, que se dirige hacia la huerta de Alicante desde el pantano de Tibi. A su paso por el municipio jijonenco se encuentra la pequeña pedanía que da nombre al río.

El territorio municipal cuenta con grandes bosques de pinos y carrascas que pueblan las elevadas áreas montañosas, lo que da lugar a espectaculares vistas de valles y barrancos en vertical, así como del mar Mediterráneo.

La agricultura ha sido la base que ha sustentado la economía de Jijona hasta que la industrialización del área en el siglo XIX hizo posible basar la fuente de riqueza en la producción y comercialización de helados en verano y de turrón en invierno.

De la agricultura de secano destaca por su importancia el cultivo del almendro, que sigue siendo una actividad complementaria de gran importancia, debido a que su fruto es materia prima para el turrón.

Durante los siglos XIX y XX ha sido habitual que muchos hijos de Jijona se encontrasen repartidos por toda España, Cuba y otras partes de Iberoamérica vendiendo sus helados y turrones.

Aunque la riqueza de la ciudad hoy en día sigue basándose en sus turrones y helados, cuyas marcas y tradición artesanal son reconocidas en el mundo entero, la localidad es sede de factorías multinacionales que han permitido diversificar la economía local.

 

Museo del Turrón

El turrón de Jijona se elabora desde la época de la ocupación musulmana, hace más de ocho siglos. Con su característico color dorado y su textura blanda, se ha convertido en uno de los postres más típicos de la Navidad. Este dulce se obtiene por cocción de miel, con incorporación y amasado de almendras tostadas, generalmente peladas, y de clara de huevo, al que posteriormente se le da una forma de tableta rectangular o redonda.

El Museo del Turrón es una institución privada dedicada a la recuperación del patrimonio tecnológico vinculado a la producción de turrones y mazapanes. En cada una de sus tres plantas los visitantes descubrirán todo el proceso de su elaboración.

La segunda planta alberga todas aquellas herramientas y máquinas que se utilizaban antaño, como molinos de rodillo, utensilios para dosificar el turrón, las prensas de moldeado y otras máquinas empleadas en la elaboración de las diversas variedades.

El visitante puede observar la fábrica del turrón actual y su funcionamiento diario desde una pasarela y a través de vídeos explicativos, especialmente preparados para los turistas. Por último, el museo dispone de tienda donde el visitante encontrará productos relacionados con el turrón.

Qué más visitar en Xixona

Todas las culturas que han pasado por Jijona han dejado su huella en una serie de monumentos artísticos, algunos de los cuales aún se conservan.

El Castillo de Jijona, muestra palpable de la arquitectura árabe, fue destruido en la Guerra de Sucesión. Del mismo permanece en pie la Torre Grossa, de unos 16 m de altura y de planta cuadrada.

La Edad Media está perfectamente representada en su casco antiguo, cuyas reviradas y estrechas calles nos trasladan al  siglo XIV. De esta época sobresale la Iglesia Vieja, construida en honor de Santa María, posiblemente a mediados del siglo XIII, y que pertenece a un estilo artístico de transición al gótico valenciano. De la construcción original se conserva únicamente la fachada, de la que destaca el relieve del tímpano en el que se puede ver a la Virgen flanqueada por Santa Bárbara y San Bartolomé.

La Edad Moderna también tiene sus edificios representativos como la Iglesia Parroquial, de claro estilo renacentista, cuya construcción data entre finales del siglo XVI y principios del XVII, dedicada a Nuestra Sra. de la Asunción. También destaca el Convento de la Orden de los Padres Franciscanos. Su iglesia pertenece al estilo barroco y su capilla es de estilo neoclásico.

Durante estas dos épocas la ciudad estaba completamente rodeada de murallas. Se accedía a ella a través de sus portales: de la Vila, de Valencia, del Raval, de Tibi, del Castillo, de la Caloquia y de la Font.

La Avenida de la Constitución presenta interesantes muestras del arte arquitectónico de comienzos del siglo XX.

La Iglesia Arciprestal o de la Asunción, fue edificada entre finales del siglo XVI y principios del XVII, es de planta renacentista. Un incendio en el año 1971 destruyó su decoración barroca. El altar mayor fue realizado de nuevo por el artista Octavio Vicent, que lo reconstruyó siguiendo las tendencias del siglo XX. Destaca el campanario de piedra, de planta cuadrada, coronado por un curioso capitel de teja plana vidriada verde y blanca que forma dibujos romboidales.

La Ermita de San Sebastián, conocida como del Rabal por los jijonencos, está situada en la calle del mismo nombre. Es un edificio entre medianeras con fachada estrecha y espadaña. Se trata de una arquitectura popular con un interior sencillo y de pequeñas dimensiones.

Según cuenta la tradición, en esta casa había en el año 1600 una imagen de San Sebastián, y el 24 de julio de ese año, cuando la propietaria de la casa estaba limpiando, se dio cuenta de que la imagen lloraba. Por esta razón, el pueblo decidió sacar la imagen en procesión. Después de este milagro, Jijona, que estaba amenazada por la peste, se libró de la epidemia.

El Convento, fundado por los Franciscanos en 1590, es decoración barroca. La capilla fue edificada en 1768 y la iglesia albergó un cinematógrafo. En la actualidad se ha acondicionado para actos culturales.

También merece la pena visitar las dependencias actuales del Ayuntamiento. El consistorio compró el edificio a la Sociedad Nuevo Casino de Jijona para instalar allí las oficinas municipales. En 1930 sufrió un incendio que destruyó la primera planta.

La Casa de Cultura ocupa un inmueble que se construyó en la década de los años veinte del siglo XX como cuartel de la Guardia Civil. En la actualidad alberga el Centro de Información Juvenil, además de diversas aulas donde se imparten cursos y se organizan actividades culturales.

La Biblioteca Municipal, situada en la antigua Casa rural del Cuarnero, al este de la ciudad y muy cerca del río Coscón, bien merece una visita.

También resulta de interés la Casa Monerris Planelles, exponente de la arquitectura erigida por la burguesía turronera bajo la dirección del arquitecto Francisco Mora.

Otro edificio a visitar es la Casa Primitivo Rovira, que en su planta baja alberga una fábrica de turrón. Se construyó a principios del siglo XX. La  Casa Rovira, que data posiblemente del siglo XVIII y la Casa Aracil, son también casas señoriales que merece la pena contemplar

Entidades que participan en SHIFT: