Rutas temáticas por el interior de la Costa Blanca

Turismo sostenible por el corazón de Alicante

Onil

Este bello municipio y su entorno natural nos ofrece todas las bondades y calma para el disfrute de los amantes del turismo rural de interior

Situado en la zona noroccidental de la Hoya de Castalla, en la comarca de l’Alcoià, Onil posee un relieve accidentado en el que se distinguen dos unidades orográficas: la sierra y el llano.

Al norte del núcleo urbano se sitúa la sierra de Onil, estribación de la sierra de Mariola. Al sur se extiende La Marjal, una llanura que antes era un pequeño vergel y que actualmente, después de ser desecada en el siglo XVIII, es tierra de regadío. Aquí inicia su curso el río Verde, afluente del Monnegre.

Desde el casco urbano se accede fácilmente al entorno natural de la villa. A escasos kilómetros se encuentra la Ermita de Santa Ana, en un enclave privilegiado con una amplia zona para el ocio y esparcimiento. El paseo por uno de sus senderos descubre una serie de casas o casonas, como La Torre o La Casa Madrid rodeadas de un bello paisaje natural.

Al oeste del término se encuentra un pequeño paraje natural conocido como Coto Escolar que, bajo un inmenso pinar, ofrece infraestructura básica para una jornada de ocio.

La sierra de Onil, la sierra de Catí o el Maigmó son otros de los atractivos naturales del término, así como los barrancos Cagarnero,  Torriá, la Cova, els Sirers.

El clima es templado, en verano alcanza temperaturas de hasta 35 °C y en invierno puede bajar de los -0 °C.

Los orígenes de la población de Onil se sitúan en épocas preislámicas. Los primeros datos que se poseen datan del siglo XIII, cuando Jaime I de Aragón permite al príncipe musulmán Zeit Abu Zeit mantener sus posesiones de Castalla, las cuales incluían las alquerías de Onil y Favanella.

Pedro el Ceremonioso crea la baronía de Castalla y Onil y en el año 1362 la cede a Ramón de Vilanova, cuyos descendientes regentaron el señorío durante varios siglos, hasta que en el XVIII pasó a pertenecer a los Marqueses de Dos Aguas.

Durante la Guerra de Sucesión, Onil se alineó a favor del bando borbónico por lo que, finalizada la contienda, Felipe V le concede una serie de privilegios y exenciones.

Como herencia del señorío que regentó la población, ha quedado el magnifico Palacio-Fortaleza del Marqués de Dos Aguas construido el siglo XVII (de estilo gótico-renacentista) y que en la actualidad alberga el Ayuntamiento y otras dependencias municipales.

En el siglo XVIII Onil se integró al movimiento industrial. Llegó a ser una de las principales plazas textiles en el Reino de Valencia, actividad que abandonó para volver a la agricultura a principios del siglo XIX, que fue la fuente principal de riqueza hasta que, a comienzos del siglo XX, se inicia la elaboración artesanal de muñecas, que dio origen a una potente industria que perdura en la actualidad.

Fábricas museo de Muñecas

Onil forma parte del llamado Valle del Juguete, aunque la industria local ha puesto el énfasis en las muñecas, que se producen en la villa desde comienzos del siglo XX.

Aquí se hacen muñecas tan populares como la Mariquita Pérez o las de Famosa. Algunas de estas factorías de muñecas así como la fábrica de Playmobil están abiertas al público.

La técnica artesanal de fabricación de muñecas empleaba cerámica, con el tiempo se ha dado paso a materiales sintéticos, aunque los métodos tradicionales se mantienen en algunos casos.

Se podría decir que esta villa es una gran fábrica de sueños, ya que la mayoría de muñecas que reparten los Reyes Magos de Oriente, en la mágica noche del 5 de enero, surgen de las factorías de Onil.

¿Qué más visitar en Onil?

La villa de Onil cuenta con una gran cantidad de monumentos históricos así como con obras de arte de gran valor artístico y sentimental para todos los onilenses.

Por ejemplo podemos destacar el Palacio Fortaleza del Marqués de Dos Aguas, la Iglesia Parroquial de Santiago y el Convento de San Buenaventura.

Tampoco debemos dejar de visitar la Capilla del Nostre Senyor Robat, el Retablo de Santiago y de lo que es más emotivo para los onilenses, la recientemente restaurada Ermita de la Virgen de la Salud.

El Palacio Fortaleza del Marqués de Dos Aguas,situado en Plaza Mayor, se empezó a construir sobre el 1539 según la mayoría de los investigadores, que toman como referencia la inscripción en la torre noroeste, en la que se puede leer en números romanos esta fecha. La construcción del palacio se concluyó en 1614.

Aunque el palacio es conocido como el del Marqués de Dos Aguas, esta denominación no refleja la realidad, lo mandó construir Ramón de Vilanova, barón de la Foia de Castalla y Señor de Onil y Fabanella.

El palacio tiene una fosa exterior que da entrada a un claustro interior, en el que se encontraba la prisión de la jurisdicción señorial. Las habitaciones de interior son de bóveda y las ventanas tienen cómodos pedestales sin acabar.

Junto a la entrada sur de Onil, se encuentra el convento de San Buenaventura, que se empezó a construir el 18 de febrero de 1684 y se terminó el 4 de octubre de 1687. Inmediatamente se inició el culto a cargo de los frailes de la orden de franciscanos alcantarinos.

Aunque desde el punto de vista arquitectónico no es de gran valor artístico, sí que son interesantes las pinturas y los frescos de su interior. No tenemos referencia de su creador, aunque por la manera de organizar los espacios, la iconografía humana y otros detalles técnicos, se puede relacionar con el estilo de la capilla de la Comunión de San Pedro Apóstol del pueblo de Agost.

En la parte oeste del palacio, está situada la iglesia parroquial de Onil, cuya construcción se finalizó el año 1778.

Posee una única nave en planta y los pilares de piedra, como toda la iglesia con capiteles y arcos de medio punto. Las bóvedas son de cañón, apuntaladas con arcos de medio punto con aristas, las superficies laterales, entre las aristas diagonales, están pintadas al fresco representando virtudes Teologales y Cardinales.

Entre otras cosas cabe destacar su altar mayor que antes era de madera tallada encuadrado en el barroco churrigueresco. Policromado en oro, estaba presidido por una talla de Santiago Apóstol, varios elementos y partes del cual desaparecieron en la Guerra Civil. Actualmente el Altar Mayor lo preside el retablo de Santiago cuyo valor artístico es incalculable.

El retablo fue realizado en honor a Santiago Apóstol, quien aparece representado en el tablón central. En la parte superior, se halla la Virgen de Gracia, más arriba el Padre Eterno, en la parte izquierda y de arriba a abajo, la Anunciación, el Nacimiento y la Adoración. En la predela están representados Santa Bárbara, Isaac y San Blas.

En la parte derecha y también de arriba a abajo se puede contemplar la Resurrección, la Magdalena y la muerte de la Virgen. En la predela de esta parte, podemos ver a Santa Águeda, Zacarías y Apolonia.

Finalmente, en la predela inferior y de izquierda a derecha, hay representaciones de San Sebastián, San Jerónimo, San Pedro, San Pablo, San Agustín y San Roque.

La Capilla está ubicada en la parte este de la iglesia parroquial. Nada más entrar en la misma es posible apreciar la perfecta ejecución de la obra en el más puro estilo Churrigueresco.

Entidades que participan en SHIFT: