Rutas temáticas por el interior de la Costa Blanca

Turismo sostenible por el corazón de Alicante

Xàbia

La privilegiada y estratégica situación del valle de Xàbia, ha favorecido el asentamiento de todos los grandes pueblos y culturas del Mediterráneo, que han dejado su huella y herencia en el municipio. Desde la prehistoria hasta la conquista feudal cristiana, distintos períodos diferenciados se han sucedido a lo largo de los siglos dejando un rico legado histórico y cultural.

vea, o Xàbia en su denominación en valenciano, posee testimonios ancestrales de ocupación humana. Los más antiguos son escasos restos de reducidos grupos nómadas de sociedades cazadoras y recolectoras han sido hallados en la Cova Foradada, datados en Paleolítico superior.

También de este periodo datan las primeras ocupaciones de la Cova del Montgó, dónde se han encontrado fragmentos de cerámicas y enterramientos colectivos. En la Cova del Barranc de Migdía existe un yacimiento neolítico de enterramientos colectivos y un importantísimo conjunto de pinturas rupestres esquemáticas de significado religioso. De la Edad del Bronce se encontraron restos en pequeños poblados ubicados en cimas de cerros, como en Sta. Llúcia, Cap Prim, Alt de Capsades o els Tossalets.

La evolución de las poblaciones del Bronce y las influencias y contactos comerciales con los fenicios y en menor medida con los griegos, dará paso a la cultura ibérica, en el siglo V a.C., de la que cabe destacar el Tesoro Ibérico de vea, encontrado fortuitamente en 1904 en la partida de Lluca, que consta de diversas piezas de oro y algunas de plata del siglo IV al II a.C.

De la época romana destacaremos la Necrópolis del Muntanyar, el yacimiento de una factoría de salazones en la punta del Arenal, conocido como els Banys de la Reina, y la Sèquia de la Nòria. De la época Islámica, encontramos testimonios muy presentes en nuestra cultura, no solamente por los restos arqueológicos, sino también en la denominación de muchos lugares del término.

Con la conquista cristiana pasamos a la época Medieval, de la que Xàbia es ejemplo patente por su arquitectura. Ya en época Moderna, experimentó un gran desarrollo económico debido a la exportación y comercio de la pasa, que se vio reflejado en el importante crecimiento urbanístico y de infraestructuras, como la construcción del puerto u otras ya desaparecidas, como un teatro, un trinquete y una Plaza de Toros.

Reserva Marina Cap de San Antoni

El faro que encara la bahía desde el Cap de Sant Antoni fue sucesor de otras construcciones defensivas y religiosas que aprovecharon la privilegiada situación de la planicie. Los eremitas la eligieron para aislarse de la vida mundana y así, en su honor, fue levantada en el siglo XVI la ermita de San Antonio, que acabó dando nombre al accidente geográfico.

En el extremo del cabo, en su parte superior, se encuentra el faro, que fue encendido por primera vez en 1855, junto a un mirador desde el que se puede ver al norte la ciudad de Denia y el Golfo de Valencia y al sur la bahía de Jávea.

Las vistas panorámicas que se observan desde el mirador, son sin duda  uno de los escenarios más privilegiados del litoral de la provincia de Alicante.

El cabo, declarado reserva natural el 9 de noviembre de 1993, ocupa una zona de transición entre las costas bajas y arenosas con materiales detríticos del golfo de Valencia y los acantilados, de hasta 150 metros, típicos del norte de la provincia de Alicante, factores orográficos que propician un variado relieve submarino y la existencia de varios ecosistemas, protegidos bajo la figura del Parque Natural del Montgó.

Qué más visitar en Xàbia

Desde el Cabo de la Nao hasta la Cala Granadella, vea brinda al visitante veinte kilómetros de playas y calas ideales para disfrutar del sol y el mar.

Esta localidad de la Costa Blanca muestra su lado más turístico en la zona portuaria. Ofrece una amplia oferta de alojamientos, restauración y ocio y permite la práctica de deportes nauticos, como la vela o el windsurf.

La playa del Arenal, una de las más emblemáticas del litoral de vea, acoge el Parador de Turismo Costa Blanca, un enclave privilegiado a escasos metros de la playa.

Entre las islas de Portixol y el Descubridor se encuentra uno de los tramos más bellos de la franja costera. Sus aguas transparentes y sus excelentes fondos marinos se convierten en escenario ideal para el buceo, practicable también en la Cala Granadella, aunque ésta es más popular por su arena fina y dorada.

A parte del maravilloso casco histórico de la ciudad de vea, en la ciudad se puede visitar el Museo Arqueológico y Etnográfico, donde es posible conocer el pasado de la localidad. En la zona portuaria merece la pena acercarse hasta la iglesia de Nuestra Señora de Loreto, que asemeja la quilla de un barco.

 

 

Entidades que participan en SHIFT: