Rutas temáticas por el interior de la Costa Blanca

Turismo sostenible por el corazón de Alicante

Elx

Elx, situada en el sur de la provincia de Alicante, es la capital de la comarca del Baix Vinalopó. Alberga un magnifico Palmeral, humedales rebosantes de avifauna, así como nueve kilómetros de playas en excelente estado de conservación, que se extienden tras amplias barreras dunares pobladas de pinar.

Elche, Elx en su denominación en valenciano, tiene una población que supera los 200.000 habitantes. Su término municipal se extiende en 326 Km2, repartidos entre el casco urbano y las 30 partidas rurales, que en su conjunto es conocido como Camp d’Elx, en las que también se localizan importantes núcleos urbanos. La ciudad se asienta en una llanura cruzada por las sierras del Molar, Tabaià y Castellar, últimas estribaciones del Sistema Bético, que configuran los variados paisajes del término municipal. El Pantano de Elche fue construido en 1632 y reúne las aguas del río Vinalopó, cuyo curso divide la ciudad en dos.

Es la tercera ciudad de la Comunidad Valenciana por población, extensión y recursos. Un paseo por sus calles permite descubrir un interesante centro histórico, testimonio de un pasado de esplendor.

Fue ciudad fortificada de Al-Andalus, entre los siglos VIII y IX hasta su reconquista cristiana en 1265, sin embargo, el solar original de la ciudad de Elche, La Alcudia, estaba emplazado a tan solo dos kilómetros al sur del actual núcleo urbano, desde el Neolítico hasta su etapa visigoda.

La ciudad de Heliké vivió una época esplendorosa de la cultura ibérica, durante la que se esculpió la Dama de Elche. En el año 209 a.C. la esta ciudad se romaniza y en el siglo I a.C. adquiere el título de Colonia Iulia Ilice Augusta.

El pasado se combina en contraste con los elementos propios de una ciudad joven y dinámica, integrada en el Palmeral más extenso de Europa, lo que hace de ella un paisaje urbano único. El Palmeral, legado de la cultura agrícola andalusí, ha sido declarado por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad.

Elche cuenta con un segundo bien cultural declarado Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO: el Misteri d’Elx. Se trata de un drama sacro lírico, último testimonio vivo del teatro religioso medieval europeo, que se representa cada año en el mes de agosto.

El Palmeral de Elche

El Palmeral de Elche destaca por su singularidad y belleza. La UNESCO ha reconocido su valor excepcional al declararlo Patrimonio de la Humanidad en el año 2000.

El descubrimiento de huesos de dátiles fosilizados en esta zona del Mediterráneo parece corroborar la teoría de que la palmera tiene presencia en Elche desde épocas prehistóricas. En cualquier caso, fueron los árabes quienes le dieron su definitiva configuración en forma de huertos, creando, con la ayuda del regadío, un paisaje que ha estado indisolublemente unido al devenir histórico de Elche.

La unión de la ciudad con el Palmeral se ha mantenido hasta nuestros días en una notable armonía. Tanto es así que muchos edificios y dotaciones públicas se levantan en medio de un auténtico mar de palmeras, con una perfecta integración de los espacios habitados con los huertos, formando una combinación de singular estética.

El Palmeral, que cuenta con más de 200.000 ejemplares en todo el término municipal, es el mayor patrimonio natural que posee Elche.

El empeño de los ilicitanos por conservar el Palmeral ha permitido mantener los huertos de palmeras una vez que su cultivo dejó de ser económicamente rentable. En los últimos años un buen número de ellos se han transformado en parques para el disfrute público.

También se está haciendo un esfuerzo por la recuperación de los oficios tradicionales y en el estudio de métodos naturales para asegurar la salvaguarda y fomento de los huertos, con la creación del centro de investigación de la palmera datilera, la Estación Phoenix.

De la palmera se obtienen sabrosos dátiles y también la palma blanca, protagonista en dos importantes manifestaciones culturales: la procesión del Domingo de Ramos, declarada de Interés Turístico Internacional y la representación del Misteri d’Elx, Patrimonio de la Humanidad y Fiesta de Interés Turístico Internacional, en la que un ángel porta una palma en su mano para entregársela a la Virgen María.

Clot de Galvany

Este humedal es un excelente ejemplo de los marjales costeros que la expansión urbanística relacionada con el turismo ha puesto en peligro. El Clot de Galvany sufrió una grave agresión en 1978 cuando fue sometido a obras de drenaje y movimientos de tierra que alteraron su fisonomía. La presión ciudadana lo salvó de la destrucción y el Ayuntamiento de Elche se hizo cargo de su gestión y protección.

En los terrenos del Clot de Galvany nos hallamos con una interesante formación de praderas dominadas por el albardín (Lygeum spartum) y las alcolechas (Limonium spp.). Próximos a estas comunidades vegetales aparecen enormes ejemplares de juncos que sirven de orla a las comunidades de matorral suculento, típicas del saladar, que ocupan la mayor parte del terreno junto a las charcas.

Rodeando los distintos cuerpos de agua, en sus orillas, nos encontramos con los tarays que dan paso a la vegetación palustre dominada por el carrizo y la acuática con presencia de importantes praderas de Ruppia y Potamogeton.

Junto a las charcas nos encontramos con las antiguas terrazas de cultivo donde se desarrolla un pastizal de gramíneas salpicado por ínulas y Bufalaga Marina (Thymelaea hirsuta), entre las que se conservan diversos ejemplares de algarrobos (Ceratonia siliqua) y olivos (Olea europaea var. oleaster).

Rodeando al humedal existen un conjunto de montes y lomas repobladas en gran parte con Pino carrasco, donde todavía se pueden observar representantes genuinos de la vegetación natural típica de estos terrenos, el espinar alicantino. Entre las especies más características podemos encontrar interesantes ejemplares de Espino negro, Lentisco, Efedra o Palmito.

En estas lomas también aparece representado el matorral aromático típico de los montes ilicitanos, con especies tan conocidas como el Cantueso (Thymus moroderi) y resto de tomillos, romeros y lavandas (Lavandula dentata).

También es posible localizar dos especies, de las cinco descritas en la Comunidad Valenciana, de orquídeas silvestres, lo que supone una muestra más de la importancia botánica de este singular humedal ilicitano.

Qué más visitar en Elx

El Parque Natural de las Salinas de Santa Pola, está situado entre los términos municipales de Elche y Santa Pola. Comprende una zona de explotaciones salineras, unas charcas de agua salobre, una orla de saladares y una franja de playas y dunas. Declarado Paraje Natural en 1988 por la Generalitat Valenciana, y Parque Natural en 1994, clasificada como Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA).

El centro histórico de la ciudad alberga varias edificaciones de gran valor que dan testimonio de diferentes épocas. Las murallas islámicas y el Alcázar de la Señoría, la majestuosa fortaleza de la Calahorra, la Basílica de Santa María y su destacada portada del barroco valenciano, el renacentista Convent de la Mercè, o el Ayuntamiento de estilo gótico, conforman un entretenido paseo por el pasado.

La ciudad cuenta además con un importante patrimonio cultural que puede ser visitado a través de su variada oferta de Museos y Salas de exposiciones

Entidades que participan en SHIFT: