Rutas temáticas por el interior de la Costa Blanca

Turismo sostenible por el corazón de Alicante

Dénia

El monte Montgó es testigo de los orígenes y la rica historia de la bellísima ciudad de Denia, como atestiguan los hallazgos de poblamientos ibéricos descubiertos en sus laderas.

Aunque hay vestigios de asentamientos de culturas anteriores, la importancia hitórica de Denia o Dénia, por su denominación en valenciano, comienzad durante la Dianium romana, ciudad que entonces fue distinguida como civitas stipendiaria, o ciudad conquistada a la fuerza por los romanos, por lo que eran obligadas a pagar tributos perpetuos en
castigo a su rebeldía. Posteriormente pasó a ser municipium. Los restos hallados son señal inequívoca de que en Denia tuvo asiento una época de mucho esplendor y riqueza, con un magnífico puerto donde confluía comercio y escuadras del imperio.

La Daniya musulmana vivió épocas de esplendor, llegando a ser Reino Taifa en el siglo XI. El Reino Taifa de Denia fue uno de los más importantes de los asentados en la Península Ibérica, que poseía las tierras de lo que hoy conocemos como comarca de la Marina Alta y que se extendía hasta la actual Alicante. Llegó incluso a abarcar parte de Murcia, así como de las Islas Baleares.

Con la conquista cristiana, Dénia sigue siendo una plaza fuerte, como cabeza del condado y posteriormente del marquesado de Denia. Es el quinto marqués de Denia el más conocido, ya que se trataba del Duque de Lerma, favorito del Rey Felipe III.

En el siglo XIX Denia vive una época de auge y esplendor propiciados por el comercio de la pasa, que fue el motor económico de la ciudad, así como el móvil de un gran desarrollo urbanístico y de un ambiente cultural y una sociedad burguesa consolidada.

A principios del siglo XX prospera en Denia el comercio del juguete, mientras que la producción de pasa fue sustituida por la de cítricos.

La Denia de hoy día es hija de muy diversas culturas. Íberos, romanos, musulmanes y cristianos dejaron un rastro que nos permite seguir su historia, el cual podemos descubrir a través de sus museos, monumentos, restos arqueológicos y casco urbano.

El Castillo es el conjunto patrimonial por excelencia, en cuyo interior se ubica el Museo arqueológico. La oferta museística se completa con el Museo etnológico y el Museo del juguete.

Desde las torres vigías, desde las almenas del castillo, desde la Torre del Gerro, a los pies del Montgó, podemos observar los testimonios tallados en piedra que la historia ha dejado. Pasear por sus calles y visitar los monumentos y museos, descubrira al visitante la riqueza histórica y artística de una ciudad codiciada por todos.

Parque Natural Montgó

El Montgó está situado en la comarca de la Marina Alta, en el extremo noreste de la provincia de Alicante, se alza sobre las llanuras colindantes de Ondara-Dénia y Javea-Gata de Gorgos, ocupa una extensión de 2.117 ha., y fue declarado Parque Natural, por parte de la Generalitat Valenciana el 16 de marzo de 1987.

Esta imponente montaña, referencia visual ineludible para cualquier persona sea residente o visitante de la comarca, discurre casi paralelo al litoral, alcanzando su cota más alta a 753 metros de altura sobre el nivel del mar.

El Montgó se encuentra muy cercano a la línea costera, con la que enlaza por medio de una llanura conocida como les Planes, que finaliza en el cabo de San Antonio, para finalmente llegar al Mediterráneo mediante abruptos acantilados.

El conjunto conforma uno de los paisajes más espectaculares del litoral valenciano. Además, la zona de costa que rodea el cabo de San Antonio fue declarada Reserva Marina de interés pesquero el 9 de noviembre de 1993. La diversidad, tanto de ambientes como de seres vivos que se dan en sus fondos marinos, amplía el marco de protección con la declaración de Reserva Natural Marina.

Nos encontramos pues ante una impresionante mole rocosa que parece surgir del mar y se eleva hasta el cielo acariciando las nubes que con frecuencia coronan su cima. El aspecto abrupto y seco que muestra al observador en la distancia, esconde un deslumbrante tesoro de vida que lo convierte en paradigma de la riqueza y la biodiversidad de la naturaleza valenciana, con impresionantes barrancos, paredones, cimas, bancales, costas y fondos marinos.

El emplazamiento privilegiado de este macizo ha propiciado su continua relación con el ser humano que lo ha poblado, usado como hogar, atalaya defensiva, lugar de caza, recolección, cultivo y esparcimiento, que lo ha aprovechado desde la más remota antigüedad. Los vestigios de presencia humana abundan por todo el parque y sus alrededores, cuyos restos de antiguas civilizaciones atestiguan usos pasados y más recientes del medio, con el cual los hombres supieron mantener un equilibrio adecuado durante siglos.

La protección de este paraje por parte de la Generalitat Valenciana, posibilita la conservación en el presente y el futuro de este emblemático lugar en las mejores condiciones posibles.

Qué más visitar en Dénia

El Castillo de Denia es uno de los elementos que define la topografía histórica del núcleo urbano. En sus laderas se han descubierto restos de viviendas y fortificaciones de la Dianium romana.

Su diseño se remonta a época islámica, entre los siglos XI y XII. Desde entonces, distintas reformas se reflejan en su arquitectura. Destacamos las de época almohade, la construcción de la Torre Roja y la Torre del Consell en el siglo XV, los baluartes y otros sistemas defensivos estilo renacentista, así como la reedificación del Palacio del Gobernador, en los siglos XVI y XVII, bajo los auspicios del Duque de Lerma, Marqués de Denia. La destrucción del Palacio y de la Vila Vella durante la Guerra de Sucesión y el abandono de la plaza militar en el año 1859 definen los últimos siglos.

En la actualidad, se configura como un conjunto patrimonial emblemático, escenario de obras de conservación y restauración, así como de innovadoras propuestas de difusión. Está situado sobre una suave colina junto al mar y en el corazón de la ciudad.

Situado en el recinto superior del Castillo, se encuentra el Museo Arqueológico. Presenta 4 áreas donde se exponen las épocas ibérica, romana, musulmana y cristiana. El balsamario que representa al dios Mercurio, del siglo II a.C., la colección de bronces islámicos, muchos de ellos de origen oriental, de lso siglos XI y XII, el ataifor con representación de una nave andalusí procedente de Qayrawân, el Tresor de Les Rotes, del siglo XV, la colección numismática o las cerámicas andalusíes de producción local o importadas, constituyen la base de una propuesta museográfica siempre ligada al mar y a las relaciones entre culturas.

El Museo del Juguete, situado en la antigua estación de tren Dénia-Carcaixent, en la primera planta, muestra de la producción juguetera en de la ciudad desde principios del siglo XX hasta la década de los 60. Una amplia variedad de juguetes de la época nos muestran la importancia de dicha industria a partir del año 1904.

 

Entidades que participan en SHIFT: