Rutas temáticas por el interior de la Costa Blanca

Turismo sostenible por el corazón de Alicante

Calpe

Calpe está situado en la costa sur de la comarca de la Marina Alta, uno de enclaves más bellos del norte de la provincia de Alicante.

Calpe, oficialmente y en valenciano Calp, es una ciudad que además de belleza emana historia por todos sus rincones. Su privilegiada situación geográfica y su exquisito clima han hecho posible que numerosas civilizaciones se asentaran en la villa del Peñón desde tiempos remotos.

Según algunos historiadores, los fenicios en su ruta por el Mediterráneo encontraron refugio en el Peñón de Ifach; los romanos se asentaron en los llamados Baños de la Reina, a orillas de la bahía del Peñón, y se dedicaron a la elaboración y comercio de salazones. Tiempo después, llegaron los musulmanes para dedicarse a la pesca y a la agricultura.

En el siglo XIII Jaime I descubrió las virtudes de Ifach, sobre todo por considerarlo un lugar estratégico para la defensa del litoral. No obstante, hasta finales del siglo XVIII los numerosos ataques de piratas y corsarios hicieron que los calpinos vivieran azarosamente.

En las faldas del Peñón de Ifach se sitúan hallazgos
pertenecientes a la época ibérica. Luego los romanos
fundaron  en la llanura una próspera colonia
dedicada al comercio de salazón de pescado.
Más tarde, en la etapa medieval, se caracterizó
por una población dispersa en alquerías,
en la que cristianos y musulmanes
coexistieron pacíficamente, sufriendo
ambas comunidades
el continuo ataque de los piratas
desde el siglo XIV al XVII.

Liberada ya la amenaza pirata, Calpe comenzó en el siglo XVIII un lento resurgimiento que se consolidó en el XIX, sentando las bases de su prosperidad y convirtiéndola en un foco de atracción turística nacional e internacional.

Parque Natural Penyal d’Ifach

La referencia más evidente de la geografía calpina es el Penyal d’Ifac, primer Parque Natural declarado en la Comunidad Valenciana y símbolo de la Costa Blanca. Se alza en el mar como roca calcárea de unos 50.000 m2  a 332 m. de altura y un kilómetro de longitud. Con sus 45 hectáreas protegidas, se trata de uno de los parques naturales europeos de menor extensión

Unido a tierra por un estrecho istmo, es producto de un deslizamiento de la cercana sierra de Oltà, constituye uno de los accidentes geográficos de mayor singularidad y belleza de todo el litoral mediterráneo.

A ambos lados de Ifach se abren playas de fina arena y aguas transparentes, la de Levante y la de la Fossa hacia el norte, las de Cantal Roig y Arenal-Bol hacia el sur, que junto con el Morro de Toix da forma a la bahía de Calpe.

A sus pies se encuentran el Real Club Náutico Calpe y el Puerto pesquero, donde diariamente se recibe la preciada captura de su flota marinera.

Desde que a principios del siglo pasado fuese abierto el túnel que atraviesa una de sus paredes por la cara noreste, se puede ascender por un camino hasta la cumbre, vértice geodésico de tercer orden.

En su entorno más inmediato destacan las Salinas de Calpe, una antigua laguna de 18,76 ha. de extensión, que en tiempos de los griegos llegaba desde el Penyal hasta las montañas más próximas, y que posteriormente fue cerrada por un cordón y rellenada por arenas transportadas por el viento. Esta laguna fue convertida más tarde en salinas, cuya explotación se abandonó en el siglo XX. Actualmente las salinas están incluidas en el Catálogo de Zonas Húmedas de la Comunitat Valenciana.

Todas estas características le convierten en el Parque Natural más visitado de la Comunidad Valenciana, con aproximadamente unas 100.000 personas al año. Por ello, este espacio natural fue declarado una de las 7 Maravillas de la Comunidad Valenciana.

Qué más visitar en Calp

El término municipal de Calpe invita al visitante a adentrarse en lugares mágicos a través de diferentes itinerarios. Aunque la visita al Parque Natural del Peñón de Ifach es una de las más populares, también se puede pasear junto al mar por los paseos marítimos, descubrir los restos arqueológicos de la villa romana y los Baños de la Reina, contemplar los edificios del arquitecto Ricardo Bofill y las espectaculares panorámicas desde La Manzanera y el Morro de Toix, o practicar senderismo por la sierra de Oltà. Además, desde Calpe se pueden realizar excursiones a otros lugares de interés turístico del interior o de la costa.

El paseo ecológico Príncipe de Asturias discurre por la base sur del Peñón de Ifach sobre una senda, que formaba parte de la zona dinamitada en 1957 para la construcción del puerto pesquero.

Es de piedra natural y tiene una logitud de casi un kilómetro de longitud, en el que alternan zonas ajardinadas, palmeras y distintas especies vegetales, con miradores ubicados en escolleras naturales.

En su recorrido, se puede contemplar la majestuosidad del Peñón de Ifach con las insólitas vistas de sus paredes escarpadas, en combinación con la flora y fauna autóctona y el intenso azul del mar Mediterráneo. Es un ejemplo singular de restauración del efecto paisajístico, siguiendo los criterios de preservación del equilibrio ecológico del Parque Natural.

El paseo marítimo Infanta Cristina, con una longitud de dos kilómetros aproximadamente, ofrece al visitante la posibilidad de recorrer la playa de Levante o Fossa y contemplar la belleza del Peñón de Ifach desde su cara norte, uno de sus perfiles más sorprendentes. Cuenta con una amplia oferta de servicios hosteleros y zonas recreativas que permiten disfrutar cómodamente del atractivo paisaje marítimo.

Con una longitud de unos dos kilómetros y medio, el paseo marítimo Infanta Elena bordea la playa del Arenal-Bol, uniendo el Puerto pesquero con el casco urbano de Calpe.

A lo largo del paseo se puede disfrutar de diversas instalaciones lúdicas, zonas de esparcimiento y ocio, terrazas de restaurantes y cafeterias, así como una vista panorámica que  abarcan desde el Peñón de Ifach al Morro de Toix.

En la bahía de Calpe aparecen excavadas las balsas de la factoría pesquera de los Baños de la Reina. Es un recinto rectangular dividido en seis compartimentos, un muro longitudinal y dos transversales, y cuatro canales para entrada de agua, dos de los cuales están separados por un tajamar triangular. Junto a la boca de los canales se conservan las muescas de las verjas o tablones que cerraban el recinto. Todas estas obras están talladas en la piedra tosca.

Aunque el topónimo Baños de la Reina alude a una función balnearia  reservada según una leyenda a cierta reina mora, en realidad nos encontramos ante un complejo de viveros comunicados entre sí y con el mar. Los compartimentos podrían conservar distintas especies de pescado vivo para el consumo del núcleo de población aledaño, del que se conservan vestigios recatados en excavaciones cercanas.

Diseminados por el término municipal encontramos diversos monumentos y museos, como es el caso de ermita de San Juan, el Museo Etnológico Casa Cocó o el Museo Fester.

 

 

Entidades que participan en SHIFT: