Rutas temáticas por el interior de la Costa Blanca

Turismo sostenible por el corazón de Alicante

Castalla

Capital histórica de la subcomarca conocida como la Foia de Castalla, conservado un casco antiguo en perfecto estado, con calles estrechas y empinadas que llegan hasta la Ermita de la Preciosísima Sangre de Cristo y el Castillo.

Una gran cantidad del extenso término es zona forestal densamente poblada de pino carrasco y mutitud de hierbas aromáticas, por lo que es común la práctica de actividades como senderismo o cicloturismo, especialmente hacia el paraje del Xorret de Catí.

Es digno de ver el Palacio de los Rico junto al Ayuntamiento y hacer la excursión a la Ermita de la Sangre y el castillo musulmán.

La Foia de Castalla es un ancho valle u hoya orientada hacia el Sureste de la península y rodeada por bloques montañosos destacables dentro de las sierras subbéticas que ocupan el norte e interior de la provincia de Alicante: la Sierra de la Argueña (1.228 m.), la Sierra de Castalla (1.175 m.), y el Norte de la Sierra del Maigmó (1.296 m.); al Este, Norte y Noroeste de la Foia pertenecen a los términos de Tibi, Ibi, Onil y Biar, y sus alturas son: El Reconco (1.206 m.), Fenessosa (1.210 m.), Menejador (1.352 m.) y Penya Roja (1.226 m.).

Cabe destacar en todas estas sierras, la importante cobertura vegetal, sobre todo en las umbrías, predominando el bosque de pino carrasco y plantas aromáticas como el tomillo, romero, pebrella y el rabo de gato.

El aroma de sus valles y la panorámica existente, invitan a adentrarse por algunas de sus sendas y caminos hasta el Balcón de Alicante en la sierra del Maigmó, o bien al paraje del Xorret de Catí, que cuenta con un área recreativa y que dispone de diferentes alojamientos y servicios para el disfrute de la naturaleza.

Los amantes al deporte de aventura pueden disfrutar en el Campament de Fontés, un albergue juvenil muy próximo a la sierra del Maigmó y enclavado en el paraje homónimo.

El Castillo de Castalla

El Castillo está situado en lo alto de un cerro de 780 metros de altitud desde donde se divisa todo el valle que forma la Foia de Castalla.Se han encontrado restos materiales del Neolítico, la Edad de Bronce, íberos, romanos y árabes, estos últimos fueron quienes levantaron la primera fortificación en el s.XI.

 

Históricamente, el castillo ha constituido el núcleo principal en torno al cual se iban aglutinando las viviendas de la ciudad amurallada en la Edad Media.

Jaime I de Aragón tomó el castillo a los árabes tras la conquista de Biar y lo integró en el Reino de Valencia tras el tratado de Almizra (1244), Castalla se encontraba en zona fronteriza con Castilla. Por esto mismo, se inició la reconstrucción del castillo y se consagró la primera iglesia en el lugar donde se encuentra la actual Ermita de la Sangre.

En el año 1336, el rey Pedro IV de Aragón lo convirtió en propiedad de la Corona. En el año 1362 fue creada la baronía de Castalla, que fue donada a Don Ramón de Vilanova. El castillo fue heredado en el año 1729 por el Marqués de Dos Aguas, hasta que en el año 1989 pasó a ser de propiedad municipal.

Del Castillo cabe destacar; la Torre Grossa que data del siglo XVI, del patio de armas destaca su aljibe y los restos de varias dependencias almohades del siglo XII-XIII, sus murallas almenadas, etc. Con todo, lo más espectacular debió de ser todo el conjunto llamado Palau que contiene edificios que van desde el siglo XIII hasta el siglo XV de entre los cuales destaca la Torre Prima, el Cuerpo de Guardia y resto de dependencias de este monumental edificio palaciego.

Qué más visitar en Castalla

La Iglesia de la Asunción, cuya construcción fue terminada en el año 1572 por dos hermanos canteros de la propia Castalla, pertenece al estilo gótico catalán; de auténtica y enorme bóveda central, capillas situadas entre los contrafuertes y ábside poligonal. La nave de la bóveda central es ojival y cuatripartita mientras que la del ábside es estrellada.

Entre las capillas laterales destaca la Capilla de la Virgen, de estilo renacentista. Las fachadas principal y lateral son también de estilo renacentista así como el cuadrado campanario.

El Ayuntamiento, un edificio de estilo renacentista con las características propias de las construcciones civiles de la época en Valencia: fachada de piedra de sillería, planta baja con tres arcos de medio punto que servía de Lonja y planta superior con diez ventanas de arco de medio punto.

La cronología de su construcción hay que situarla a mediados del siglo XVII. En su interior, cabe destacar en la sala de plenos (1ª planta), las pinturas del artista local Eliseo, con varios cuadros con escenas de la vida cotidiana de tradiciones y costumbres de Castalla, mención especial, la reproducción del cuadro del pintor Langlois Batalla de Castalla en referencia a las batallas napoleónicas que se produjeron en la localidad en 1812 y 1813, el cuadro original se encuentra en el museo Versalles de París.

El Convento de Padres Franciscanos, cuyo edificio se inscribe dentro del estilo neoclásico con unas características de austeridad en su ornamentación propia de la Orden que lo construyó.

Se empezó a construir a mediados del siglo XVIII y concluyeron las obras en 1810.

El templo contaba con un cuadro anexo, del que actualmente solo queda la puerta exterior del mismo. Tras la desamortización de Mendizábal, el edificio dejó de ejercer su función de convento, el claustro ejerció funciones sociales.

La Casa del Fester. El edificio fue inaugurado en 1983 para hacer las embajadas en las fiestas patronales. Es la actual sede de la Agrupación de Comparsas de Moros y Cristianos de Castalla.

A lo largo del año se realizan exposiciones temporales relacionadas con las fiestas, alberga los trajes que durante las fiestas de moros y cristianos utilizan los festeros de ambos bandos.

Entidades que participan en SHIFT: