Rutas temáticas por el interior de la Costa Blanca

Turismo sostenible por el corazón de Alicante

Biar

Se trata de un municipio muy bien comunicado y rico en patrimonio cultural, desde su castillo, pasando por la iglesia parroquial, el santuario de la Mare de Deu de Gràcia, el acueducto medieval, los pozos de  nieve, el hermoso casco antiguo, y un largo etcétera.

El núcleo urbano de Biar se encuentra en las estribaciones de la Sierra Mariola, rodeado de una serie de montañas que forman una especie de anfiteatro, todas ellas con más de 1.000 metros de altura sobre el nivel del mar, como el Reconco, Penya Tallada, Alt Reó, Penya la Blasca y Fenessosa.

El relieve presenta tres unidades morfológicas claramente diferenciadas: la cañada o vega del río Vinalopó, el piedemonte que va desde esta vega hasta las faldas de las sierras y las sierras propiamente dichas.

La mitad del término está formado por masa forestal con grandes pinadas, lo que constituye uno de los principales atractivos turísticos de la localidad.

Limita al norte con las localidades de Beneixama, la Canyada y Camp de Mirra, al oeste con Villena, al este con Banyeres de Mariola y Onil, y al sur con Sax y Castalla,

El clima predominante es mediterráneo con trazos característicos continentales, temperaturas no muy calurosas en verano e inviernos fríos. Se pueden registrar varias nevadas al año, recogiendo hasta 30 cm en años excepcionales.

Aunque el núcleo poblacional actual surgió durante el periodo andalusí, se tiene constancia de asentamientos en la zona desde época prehistórica. Con la conquista cristiana pasó al Reino de Valencia en virtud del tratado de Almizra y tuvo un importante papel fronterizo en los conflictos con el señorío de Villena y el resto de Castilla.

A partir del siglo XVI comenzó un periodo de crisis económica y demográfica que no se superó hasta mediados del siglo XVIII. Ya en el siglo XX se empiezan a instalar industrias, sobre todo del sector textil y del calzado y en la actualidad la economía está potenciada hacia el turismo y el sector servicios.

El municipio conserva un importante conjunto histórico y un amplio patrimonio natural, incluyendo varios árboles monumentales.

Castillo de Biar

Data del siglo XII. Está incluido en la ruta de los castillos del Vinalopó y es uno de los grandes atractivos de Biar, declarado Monumento Nacional en 1931, hoy en día Bien de Interés Cultural, conserva una bóveda almohade del siglo XII.

Alrededor de un patio central se organizaba el interior del castillo, disponiéndose toda una serie de dependencias destinadas a asegurar la defensa, así como dar cobijo y servicio al alcaide, su familia y la guarnición.

En el siglo XV aparecen descritas la habitación de vigilancia o cuerpo de guardia; la casa de fora, utilizada como pajar; el palau nou que albergaba a la familia del alcaide; el rebost o despensa para almacenar víveres; la cuina o cocina con su gran chimenea; la casa dels forns u horno; el establo; la capella o iglesia bajo la advocación de Santa María Magdalena y Santa Quiteria y el comedor.

Todo ello presidido por la llamada Torre Maestra utilizada para guardar las armas y pertrechos del castillo. Estas dependencias techadas permitirían recoger el agua de lluvia para almacenarla en el aljibe excavado en la roca que todavía se conserva.

Tras la conquista cristiana de Biar por Jaime I, en febrero de 1245, el castillo mantuvo una gran importancia en el sistema defensivo de la frontera meridional valenciana, dada la destacada situación estratégica, desde el punto de vista político y militar, de Biar frente al reino de Castilla.

Qué más visitar en Biar

El Puente de les Fanecaes y la Cruz de Xàtiva se encuentran en un entorno desde donde podemos apreciar uno de los paisajes más característicos y bellos de Biar con el castillo de fondo.
El Puente de les Fanecaes sirve para el tránsito de la carretera que une la villa de Biar con Banyeres de Mariola. Fue construido en el año 1887 con parámetros, petril y contrafuertes de mampostería. Y cuenta con un arco con forma de bóveda de medio punto y sillería.

La Cruz de Xátiva, conocida como La Creueta, es un característico crucero de los que se situaba a la salida de las poblaciones, generalmente en cruces de caminos o comienzos de carreteras.

La puerta de Castilla o Arco de Jesús (siglos XII y XIII), de forma ojival abocinado, está construido en muro de mampostería con remate superior almenado. Se trata de una de las antiguas puertas de entrada a la villa medieval.

El Arco de San Roque o Puerta Real de Xátiva, construida en el siglo XII y XIII, es una de las antiguas entradas de la muralla. Se forma por dovelas de sillería que integran un arco de medio punto, continuando con sillares que han sido parcialmente cortados para permitir el paso de vehículos.

La Casa de Cultura, es un conjunto arquitectónico formado por el convento de los franciscanos capuchinos descalzos, que comenzó a construirse en el año 1720, así como la antigua iglesia, dedicada a San Miguel Arcángel, de nave abovedada y fachada plana.

El convento tiene un pequeño claustro de una sola planta, con pozo central. La Iglesia tiene planta de cruz latina y bóvedas de cañón sin cúpula. El interior se ha reconstruido respetando los arcos, bóvedas, molduras y paramentos originales. Se trata de una nave exenta de fábrica de mampostería y ladrillo, con una espadaña en la fachada.

El Santuario de Nuestra Señora de Gràcia (siglo XVIII) consta de tres naves, la central cubierta con bóvedas de crucería, recubierta con estucos y pintura al fresco, con nervaduras en cuyas claves se representan el sol, el escudo de Biar y el escudo de Aragón y las naves laterales que forman capillas cubiertas con cúpulas ciegas sobre pechinas.

Como es habitual en los santuarios marianos de la zona, el altar tiene un camarín que, junto con el trasaltar, forma un espacio propio, aislado, donde se alberga la imagen de la Virgen.

La Ermita de San Roque se ubica en el casco antiguo de Biar, aprovechando la parte superior de una torre almohade (siglo XII), a la que se accede a través del arco de San Roque o puerta Real de Xàtiva y su situación se corresponde con lo que fue el barrio árabe y calle mayor de la villa.

Es una ermita pequeña, de planta rectangular y una sola nave, separada con tabiques la zona oratoria, un pequeño atrio y la sacristía. La fachada da a la calle Luis Calpena y por su amplio ventanal se celebra, el 16 de agosto, la festividad de San Roque.

En el interior preside el altar un lienzo de San Roque (siglo XVIII). Se trata de un óleo de autor desconocido. La disposición de las figuras, San Roque, San Antonio Abad y el Angel, forman una perfecta distribución de los espacios, logrando un equilibrio y profundidad admirables. Puede resultar interesante conocer pequeños retazos de la vida de San Roque.

La ermita del Loreto se ubica entre el casco histórico y el ensanche del siglo XVIII. Con fachada de estilo barroco, siendo su origen bastante posterior al resto de ermitas de reconquista. Hoy en día ocupa su emplazamiento original la Casa Lázaro construida en 1916.

El Pozo de Nieve. Antiguo nevero perfectamente conservado, data del siglo XVIII y se utilizaba antiguamente para guardar nieve, que se aplastaba hasta convertirla en hielo y se conservaba para utilizarla posteriormente en verano. Actualmente se emplea para hacer exposiciones.

Entidades que participan en SHIFT: